Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

viernes, 22 de octubre de 2010

el castillo de branstock



Los antepasados del germano Sigfrido, tenían si residencia en un castillo-palacio que se había construido alrededor de un roble sagrado llamado Branstock. El roble era el pilar central del castillo y por extensión el castillo era conocido también por este nombre.

Reinaba cuando tuvo lugar esta historia el rey Vólsung, y al palacio llegaban muchos peregrinos pidiendo una hospitalidad que siempre recibían.
Una noche se presentó en el palacio, a hora muy poco apropiada, un anciano tuerto y mal vestido pidiendo hospitalidad. Se le hizo pasar, tratándole con generosidad, y una vez hubo comido, el peregrino se levantó de su asiento, abrió su capa y sacó de debajo de sus ropas una espada que empuño.
Todos se asombraron al ver al anciano empuñando la espada y en un primer momento retrocedieron. Pero luego el anciano se dirigió al árbol que ocupaba el centro de la sala y hundió la hoja de la espada hasta la empuñadura en la madera del árbol. Esta espada dijo, será para aquel que pueda sacarla del árbol, y acto seguido el anciano sin decir más se marchó.
Todos los varones del palacio empezaron a probar suerte, pero ninguno fue capaz de sacar la espada, hasta que le llegó el turno al último de los diez hijos del rey Vólsung, un joven llamado Sigmund, que ante el asombro de todos agarró la espada y la sacó sin esfuerzo.
Sigmund se convirtió así en el héroe elegido por Odín, pues todos reconocieron en el anciano al dios, que a veces bajaba a la tierra y se paseaba entre los hombres disfrazado como le placía.

Con aquella espada otorgada por el dios, tanto Sigmund como su descendiente Sigfrido llevarían a cabo grandes hazañas.