Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

lunes, 13 de diciembre de 2010

EL CURA Y EL MONAGUILLO

Había una vez un cura al que le gustaba mucho el chocolate y acostumbraba a comerlo mientras confesaba. Un día se dejó olvidado el chocolate en el confesionario y el monaguillo, al verlo, se lo comió.


Al día siguiente, el cura preguntó al monaguillo que quién se había comido su chocolate, y el monaguillo
le dijo que no lo sabía. Entonces el cura decidió confesarle, para averiguarlo. Y, estando en el confesionario, el cura le pregunta:
–¿Quién se ha comido mi chocolate?
Y el monaguillo no contestaba. El cura, cansado de preguntar sin hallar contestación, salió del confesionario y le dijo al monaguillo que por qué no respondía; y el monaguillo le dijo que fuera no se oía nada.
–Verá usted –dijo el monaguillo–, hagamos la prueba, yo me meto dentro y usted se pone donde yo estaba.
Así lo hicieron, y entonces le preguntó el monaguillo al cura:
–¿Cuánto tiempo hace que no paga usted al monaguillo?
Y el cura no contestaba. Y, cuando salió el monaguillo, dice el cura:
–Tenías razón, aquí fuera no se oye nada.