Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

lunes, 31 de enero de 2011

El origen de la noche


- Leyenda de Brasil -

Al principio, muy al principio, no había noche, sino solamente día. La noche estaba dormida en el fondo de las aguas. No había animales; todas las cosas hablaban.
Se cuenta que la Hija de la Gran Serpiente había tomado como esposo a un hombre. Un día, el hombre, que tenía tres fieles servidores, les dijo a éstos:
- Id a pasear, y con vuestra presencia intimidáis a mi mujer.
Los servidores se fueron a pasear y el hombre llamó a su mujer.
Ésta le dijo:
- ¡Oh, esposo! Llevo mucho tiempo esperando que llegue la noche. ¿Por qué no acaba de llegar nunca?
El hombre contestó:
- No hay noche. En todo el tiempo no hay más que día.
- La noche la tiene mi padre - dijo la joven -. Envía a buscarla a orillas del Gran Río.
El joven llamó a sus servidores. La joven le había ordenado que enviase a buscar a casa de su padre una nuez de coco, en la que estaba encerrada la noche.
Los servidores se pusieron enseguida en camino. Llegaron a casa de la Gran Serpiente y le dijeron:
- Tu hija nos manda a buscar una nuez de coco en la que está encerrada la noche. Te rogamos que nos la des.
La Gran Serpiente les entregó una nuez de coco bien cerrada y le dijo:
- La noche está ahí; llevadla con vosotros. Pero tened cuidado de no dejar que se abra la nuez, pues si sucede eso, todas las cosas se perderán.
Los servidores hicieron una reverencia a la Gran Serpiente, cogieron la nuez y se pusieron en camino. Llevaban la nuez bien sujeta y dentro de ella oían un ruido; algo como «tin, tin, tin... chi, chi...»; era el ruido de los grillos y de los pajarillos que cantan por la noche.
Llevaban ya mucho camino andado y seguían oyendo el ruido. Y uno de los servidores dijo a los otros:
- ¿Qué puede ser ese ruido que oímos dentro de la nuez? Veamos de lo que se trata.
Pero otro contestó:
- No; no hagamos esa locura. Estaríamos perdidos. Vamos, seguid.
Y siguieron remando, pues iban en canoa por el Gran Río.
Siguieron más lejos aún, y continuaban oyendo el ruido. Entonces no pudieron contener su curiosidad y encendieron fuego; derritieron la resina que cerraba la nuez y la abrieron. Entonces la noche se escapó y las tinieblas cubrieron el mundo.
- ¡Estamos perdidos! Y la joven Hija de la Gran Serpiente sabrá ya que hemos abierto la nuez y que hemos dejado escapar la noche.
En aquel momento las cosas de la selva se cambiaron en animales. Las cosas que contenía el río formaron patos y peces. Así, el pescador y su canoa dieron origen al pato: la cabeza del pescador forma la cabeza, y el pico; la canoa, el cuerpo, y los, remos, las patas.
La Hija de la Gran Serpiente había dicho a su esposo:
- ¡Ah!, tus servidores han dejado escapar la noche. - Después, cuando vio aparecer la estrella matutina, añadió -: pero el día va a reaparecer. Voy a separar los días de las noches.
Cogió un hilo, lo arrolló y le dijo:
- Tú serás el cujubin Especie de gallo; cantarás todas las mañanas, cuando salgan los primeros rayos del sol.
Después arrolló otro hilo, lo espolvoreó con unas cenizas y le dijo:
- Tú serás el nhambu Especie de perdiz, y cantarás a diversas, horas de la noche, hasta la mañana.
Desde entonces, cada pájaro canta a su hora, por la noche, y todos juntos, por la mañana, al comienzo del día.
Cuando los tres servidores llegaron, el joven les dijo:
- No habéis sido fieles; habéis abierto la nuez de coco y habéis dejado escapar la noche. Todas las cosas se han perdido, y vosotros también.
Y desde aquel momento fueron cambiados en monos. Se asegura que el color negro de la boca y las rayas que llevan en el brazo son debidos a la resina que se derramó sobre ellos, cuando abrieron la nuez de coco.