Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

miércoles, 23 de febrero de 2011

El lago de Querobamba


- Leyenda de Perú -

Allá en Querobamba de Ayacucho, el cielo era siempre azul, con nubes de plata, que dejaban caer aguas abundantes y fértiles que hacían crecer las plantas y los frutos.
Hasta que un día los hombres ofendieron profundamente a los dioses: olvidaron sus deberes y dejaron de ser justos. Entonces, el cielo se hizo más azul aún, pero desaparecieron las nubes que fecundaban la tierra. Y la tierra se quedó seca y renegrida, sin flores ni frutos. Ni hubo granos que guardar para alimentarse.
Los troncos de los árboles fueron segados y quemados. Se perdió de la memoria de los hombres hasta la forma de la preciada planta que les daba el maíz.
Las llamas, vicuñas y toda clase de animales viejos, de patas ya gastadas, bajaron de las serranías a los valles en busca de sustento, pero sólo hallaron desolación y esterilidad. Las aves pequeñas apenas podían remontar el vuelo y buscaban refugio en las viviendas de los hombres. El castigo se cumplía implacablemente: bestias y hombres caían sin vida a lo largo de los caminos.
Llegó la noticia de tanto dolor hasta remotas tierras. Y de una lejana comarca emprendieron la marcha, siguiendo el cauce de un río sin agua, un grupo de ancianos y jóvenes que eran entendidos en el arte de curar toda clase de males.
Llegados al lugar, agotaron cuantos ritos y gracias secretas conocían para conjurar el daño y el castigo, pero todos convinieron en que no había remedio para tan grandes calamidades.
Sin embargo, el más viejo de todos seguía probando la suerte y buscaba un indicio de buenos augurios jugando con tres hojas de coca. Eran estas tres hojas las únicas que quedaban, y el anciano las echó al aire para ver cómo caían. Las hojas revolotearon un instante y cayeron... El anciano tembló de alegría: las hojas lo miraron de cara: aquello revelaba el principio del bien. Corrió el anciano a comunicar a todos la buena nueva y la esperanza volvió a renacer en los corazones.
El más hermoso cóndor, conocedor también de los misterios, partió veloz a buscar el remedio. Voló sin cansarse días y noches, hasta que las fuerzas empezaron a abandonarlo. Al ver llegar la muerte, en un supremo esfuerzo, por no querer caer en el llano, se remontó a la cumbre más alta de la región, el Allakchiri, para morir en ella. Conmovido el Allakchiri de la agonía del cóndor, su único confidente y fiel mensajero, le dijo tiernamente:
- Querido cóndor, mi único amigo, ¿cómo podré vivir sin tu compañía? ¿Cómo voy a permitir que muera el único que comparte mi soledad, llegando hasta mi cumbre? Por ti revelo mi secreto. Después irás a comunicarlo a los hombres. La causa de todos los males está en el horrible Amaru, que vive en el fondo del lago que está al lado del pueblo. El Amaru devora en sus ondas a todo ser que se le acerca. Como no quería perder la vida humana de que está dotado, raptó la flor de escarcha, el sullawayta, para que se la conservara.
Para poseerla, se disfrazó y vivió entre los hombres; así se llenó la tierra de maldades, por estar el Amaru en ella. El sullawayta es la flor que representa el bien y la abundancia, y todo desapareció cuando fue devorada. Para rescatarla, será necesario que un ser absolutamente puro, como esa flor, se arroje al fondo del lago en sacrificio.
Así dijo el Allakchiri, y el cóndor recobradas las fuerzas, voló vertiginosamente a llevar hasta los hombres la revelación.
Los hombres, con gran temor, se acercaron al lago, y, creyendo cada uno ser más puro que los otros, fueron arrojándose al lago, donde todos perecieron. Así continuó el sacrificio durante mucho tiempo, sin lograrse nada.
Hasta que un día llegó un pastorcillo de lejanas comarcas y se hundió en las ondas, como los demás. Y en ese instante, tembló la tierra, se agitaron las aguas, se hundieron los montes, el viento asolaba los llanos y sierras. Y todos perdieron el conocimiento, sobrecogidos por el miedo y el espanto.
Cuando despertaron, una extraña paz dominaba sus almas, arrepentidas del pecado. Arrodillados, contemplaron el lago, de donde emergían pequeñas nubecillas negras y blancas. Eran las almas de los sacrificados, que subían al cielo, unas buenas y otras malas. Cuando llegaron al cielo, rompieron todas a llorar por tantas penas, y sus lágrimas se convirtieron en lluvia providencial.
El alma del pastorcillo quedó para siempre en el fondo del lago, a cambio del sullawayta, por haber sido el más puro y limpio de todos.
La tierra es, desde entonces, hermosa y fecunda; hay verdor en los llanos y flores en las plantas y frutos en los árboles. Y el cóndor no envejece; con los años, sólo ha perdido las plumas de su endurecido pescuezo.