Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

martes, 28 de junio de 2011

BENET DE MONTGARRAN O EL NACIMIENTO DE LAS ÁRDENAS

Cuento belga
Hace muchos años reinaba Benet de Montgarran las tierras de Namur. Vivía en un castillo dentro de la roca de una alta colina.
Entonces las Árdenas no existían, pero he aquí que esta historia hablará de su nacimiento.

Benet de Montgarran tenía las torres más bellas del país, los bosques repletos de caza y, por su bondad natural nunca abusó de su derecho señorial y no permitió la existencia de sacerdotes que se hiciesen ricos con el negocio de la fe ni la construcción de costosas iglesias. Era querido por los siervos y agricultores y se podía asegurar que en treinta millas a la redonda no había otro país más próspero y feliz.
La prosperidad de sus territorios producía la envidia de los señores vecinos.
Había otro personaje que estaba muy descontento de la alegría que envolvía al pueblo de Benet. Éste, señor de los caminos inexcrutables y de la venganza, fuerte como cien hombres y alto como una montaña era dios.
Después de una larga noche de diez años, dios bajó del cielo y desde una nube contempló la tierra. Por todas partes veía a gente que luchaban, quemaban las casas, cosechas se perdían, pero que le adoraban en sus lujosas iglesias. dios mientras observa esto era feliz y volvía a dormir.
De pronto, la mirada de dios se encontró con las tierras de Benet. Vio a la gente bailar, las cosechas que crecían en el campo y que nada hacían en su nombre ni en su gloria.
A partir de ese momento, muy enfadado, propuso acabar con lo que había visto. Envió ángeles, aves feroces y todas las bestias vengativas que encontró para destruir las tierras de Benet.
Estos malvados personajes lanzaron maleficios sobre las cosechas, los angeles asustaron a los habitantes y las aves feroces devoraban sus animales.
Benet veía destruirse la prosperidad de su país, la gente se sentía triste y las tierras cada vez más pobres. Un día los magos buenos del castillo encontraron unos poderes capaces de destruir las bestias enviadas por dios.
Pronto volvió la alegría nuevamente a las tierras de Benet.
Al despertar nuevamente dios, pensando en la destrucción de las tierras de Benet observó desesperadamente que su plan había fracasado. Su cólera era tan grande que decidió él personalmente acabar con aquella situación de alegría y paganidad.
dios fue a buscar una roca inmensa al fondo del mar, que era dos veces más alta que él. Se la cargó a su espalda y partió hacia las tierras de Namur. Caminó dos días y dos noches con la piedra a sus espaldas, viajó desde Portugal a Francia y pronto llegaría al país de Benet.
Benet, avisado por un mago de que dios venía dispuesto a destruir su castillo y su país, buscó con astucia una solución para evitar el desastre. Al fin la encontró: acumuló todos los zapatos viejos y destrozados que pudo conseguir de su pueblo y vestido con harapos, como si de un pobre viajero se tratase, fue a la búsqueda de dios.
Caminó largas horas hasta que lo encontró, sofocado, muerto de fatiga y con los pies destrozados.
dios confundiéndole con un simple viajero le preguntó:
- ¿Quedan muy lejos las tierras de Benet de Montgarran?
- ¡No puedes imaginar cuanto! – dijo Benet- mire yo vengo de allí y ya he gastado todos estos zapatos.
dios quedó abatido. Renunció a su proyecto destructor y volvió a la imensidad del cielo, dejando allí la piedra inmensa, que rodó por toda la tierra ocasionando un gran estruendo.
A partir de aquel día Benet y su pueblo no volvieron a sufrir ningún ataque más y vivieron en paz y prosperidad en sus tierras sin tener que humillarse ante ningún dios y obteniendo el favor de los que de verdad eran unos padres y no unos tiranos egocentristas. La roca quedó allí, donde han crecido bosques espesos. Son los que ahora se conocen como los bosques de las Árdenas.