Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

Bienvenid@ a este bosque nebuloso. Disfruta de tu estancia.

lunes, 27 de junio de 2011

El barbero y el leñador

Cuento de Egipto
No hace mucho tiempo, en un lugar de la Sierra, vivía un barbero que era más listo que el hambre.

En una ocasión vio pasar por delante de la barbería un leñador con un burro cargado de leña y le propuso un trato:
 
-Por diez monedas te compro toda la madera que traigas a lomos del burro.
Al leñador le pareció un buen negocio, así que hicieron el trato formalmente.


Descargó toda la leña, la apiló en la barbería y pidió el dinero convenido. Pero el barbero le dijo que antes le tenía que dar el baste de la silla de montar, que también era de madera, y, por lo tanto, entraba en el trato. El leñador, furioso, no estuvo de acuerdo. Alegó que en la compra de una carga de leña jamás se había incluido el serón.

- Lo siento –dijo el barbero-. El caso es que hemos hecho un trato, y un trato es un trato. ¡Pues sólo faltaría que no respetáramos la palabra dada!

Y añadió que, si no le daba el serón, se quedaría toda la leña sin pagarle nada.

El leñador tuvo que conformarse, pero fue a explicar e caso al juez, que tenía fama de justo. El magistrado lo escuchó con toda la atención y declaró que no le podía dar la razón: los tratos son tratos y deben cumplirse. Ahora bien, le hizo una sugerencia que al leñador le pareció muy adecuada.

A la mañana siguiente, el leñador entró en la tienda de aquel barbero tan pícaro y le preguntó cuánto le cobraría por afeitarlo a él y a su compañero. Y convinieron el trato de tres monedas por los dos. El leñador se sentó, el barbero lo afeitó y, cuando hubo acabado, el leñador le dijo:

- Un momento, que voy a buscar a mi compañero.

Y, al cabo de poco, regresó con su burrito y dijo al barbero que aquél era su compañero. Le pidió que lo afeitara bien afeitado, tal como habían convenido. Entonces fue el barbero quien protestó indignado.

- ¿Dónde se ha visto que un barbero afeite a un asno? –Exclamaba el barbero, exaltado, como si acabara de recibir un insulto.

- Lo siento –dijo el leñador-. El caso es que hemos hecho un trato, y un trato es un trato. ¡Pues sólo faltaría que no respetáramos la palabra dada!

Tuvieron que llamar al juez, que dio la razón al leñador. Así que el barbero tuvo que afeitar al burro del leñador, cosa que le llevó unas cuantas horas de trabajo.

¡Cómo se reía la gente del barrio, que se había reunido alrededor de la tienda, atraída por aquel caso tan singular!